VW Bus Festival 2023: la Kombi y sus fans peregrinaron a Hannover

28/Ago/2023

El concurso “Show & Shine” fue uno de los acontecimientos más destacados del Volkswagen Bus Festival 2023 organizado en la ciudad alemana de Hannover los pasados 23, 24 y 25 de junio, al que asistieron 80.000 visitantes y que contó con actuaciones musicales como la del grupo de hip hop «Die Fantastischen Vier». Los propietarios y las propietarias de los 6.000 furgones Volkswagen participantes compitieron por los premios otorgados en 16 categorías diferentes, entre ellas «La Kombi más original», «La distancia más larga recorrida», «La historia de amor más bonita» o «El mejor tatuaje».

Estos son los ganadores del “Show & Shine”:«El trabajo de toda una vida»: Michael Steinke recibió este premio especial pues con razón se lo considera un experto en la Kombi, ya que compró su primera Volkswagen en 1969. Durante mucho tiempo, Michael Steinke fue presidente de BulliKartei, la asociación de aficionados del T1. Todavía hoy dirige el Registro Westfalia y ayuda a personas de todo el mundo con la campaña «Bullis Bring Joy».«Mejor decoración»: Rune Andersen, de Noruega ganó el premio a la mejor decoración con su T6 al estilo del «Deutsche Post» con auténtico equipamiento del servicio de correos germano. Andersen afirmó: «¡Me encanta a través de mi Transporter conocer a turistas alemanes en Noruega!».

«Mejor tatuaje»: Para muchos aficionados, el amor por las Kombi va más allá de la piel, como para Larry Cavalli. El suizo fue un claro vencedor en la categoría al «Mejor tatuaje» con una «Lechucita» en el brazo. Este premio no sólo fue otorgado por el jurado de «Show & Shine», sino por los visitantes del Festival.«Vestido como tu Kombi»: Michael Seiner -aficionado a Le Mans, a la T3 y a Porsche- combinó a la perfección su T3 de 1988 con su ropa y un bolso especial para el casco. Un motor «wasserboxer» de 2,1 litros con turbo adaptado y 163 CV proporciona una sensación muy Porsche a bordo del T3.«Soy tan viejo como mi Kombi»: Willi Kreutzer-Sommerauer nació el 18 de junio de 1989; su T3 Caravelle (con techo elevable adaptado) se matriculó por primera vez tres días antes. El ganador en la categoría «Soy tan viejo como mi Bulli» añadió: «Ya hemos viajado juntos a más de diez países, sin ninguna avería».«T1 más original»: Claus Missing ganó la categoría a la «Bulli más original» con su T1 de 1966. La furgoneta Volkswagen está equipada con el raro techo descapotable Dormobile. Missing comentó: «A mi T1 no se le ha hecho ningún trabajo profundo, está completamente pintada con el acabado original y tiene las cortinas y las fundas de los asientos originales. No puede ser más auténtica».«T2 más original»: Niels Wiemann se hizo con el primer puesto en la categoría para las T2 con su ambulancia sin restaurar. La furgoneta Volkswagen es completamente original: desde las letras DRK y el «número oficial» hasta el equipamiento, como la luz azul, la radio bidireccional y las dos camillas.«T3 más original»: La familia de Christian Puls encargó esta T3 en julio de 1979 para su negocio minorista de venta de alimentos. Desde entonces, la furgoneta Volkswagen nunca se ha dado de baja en el registro de carga y aún hoy sigue en posesión de su primer propietario. Christian Puls ganó la categoría con su T3 por su increíble aspecto, como recién salida de fábrica.«T4 más original»: Thomas Kertess fue un claro ganador con su T4 California Freestyle que ya tiene 20 años. En estas condiciones tan óptimas, también podría formar parte de la colección de vehículos clásicos de Volkswagen Vehículos Comerciales. Como muchos aficionados, Kertess también había asistido al VW Bus Festival de 2007.«El propietario más longevo»: Winfried Wolfrum ha conseguido lo que sólo unos pocos conductores pueden lograr: conducir el mismo vehículo durante casi cuarenta años: un T3 Westfalia Joker que compró en 1984, recibiendo por ello la distinción al usuario más fiel.«La historia de amor más bonita»: Chris Redford, de Inglaterra, ganó por su historia de amor. Con 17 años, conoció a su primera novia cuando se compró su primer auto: un Escarabajo. Ella también era fan de Volkswagen, pero un año después de ciudad y ahí se acabó la relación. Siete años después, volvieron a encontrarse: «Se enamoró de mí y de mi Volkswagen Kombi de 1978». Todo sucedió muy rápido después de aquello: boda, luna de miel en Hannover y en Wolfsburgo, el nacimiento de su hija, cuyos primeros nombres son Victoria Willow (VW). Hoy, la familia conduce un T4.«Mejor combinación de vehículo y remolque»: Alexander Wischnewski ganó el premio con su «trío T4». En 2017, Wischnewski construyó su propio remolque a partir de dos Transporter. Así, cuando viaja, hay tres utilitarios VW en la ruta.«La transformación más peculiar»: Holger Habighorst impresionó al jurado con su T6 de doble cabina. Todos los paneles de la parte trasera son de fibra de carbono, mientras que el compartimento de carga es de cristal de seguridad retroiluminado. Los asientos proceden del Golf GTI VII. Y que decir de las llantas de 20 pulgadas que equipan al vehículo de doble cabina.«Mayor distancia conduciendo»: El Prof. Dr. Claudio Midolo partió hacia el Festival con su T2 de 1978 desde Catania, en Sicilia, al sur de Italia, obteniendo el primer puesto en la categoría por la distancia recorrida al mando de una Kombi.«Mayor distancia recorrida»: Por último, pero no por ello menos importante, el neozelandés Dave Finnie, fue quien llegó de más lejos. Con sólo una rápida escala, el viaje de 18.400 kilómetros (en línea recta) de Auckland a Alemania se puede hacer en dos días. El kiwi también estuvo en el Volkswagen Bus Festival en 2007. Ahora, en 2023, recorre el país con una camper T3 prestada por unos amigos. «He pasado la mayor parte del tiempo visitando a amigos de la comunidad VW Bus. Conocerlos a todos en el Festival de Hannover fue mi momento cumbre personal. Somos como una familia». Tras el Volkswagen Bus Festival, visitó brevemente la planta de Volkswagen Vehículos Comerciales en Hannover. Allí también condujo por primera vez un vehículo eléctrico: el ID.Buzz. Su comentario fue: «¡Vaya! ¡Qué suavidad de conducción!».

«La mejor historia familiar»: La historia de Frank Marckwardt demuestra que un utilitario Volkswagen puede superar todas las fronteras. En resumen: su madre viajó de Alemania Occidental a Alemania Oriental en 1961, pero las fronteras se cerraron de la noche a la mañana y se quedó varada en la RDA. Desde entonces, sólo veía a sus padres de Rheda-Wiedenbrück cuando venían al Este desde Alemania Occidental con su T2 «Berlín» (Westfalia). El Muro cayó en 1988. De ser hijo y nieto, Frank Marckwardt pasó a ser padre él mismo y compró un T2 «Berlín» como homenaje a sus abuelos. Desde entonces, ha cruzado Europa con su hijo y su mujer en la T2 y se ha asegurado de visitar algunos de los destinos a los que solían viajar sus abuelos con su T2. Libertad sin límites.

Fotos: Prensa VW

 

1 Comentario

  1. Y seguimos con los propietarios y las propietarias. Hasta cuando ?

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

¿Te gusta VadeRetro?

Invitame un café en cafecito.app

Invitame un café en PayPal

SE DICE DE MI…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense