Mercedes-Benz 319, las ruedas del milagro del Rhin

staff
Mercedes-Benz O 319 im Stuttgarter Verkehr des Jahres 1957. 

Mercedes-Benz O 319 in the streets of Stuttgart, 1957.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

65 años atrás, en 1955, Mercedes-Benz presentó un talento versátil con la afamada estrella abriendo el camino, en medio de la fase de crecimiento económico conocida como “El Milagro del Rhin”.

Tanto el furgón L 319 como el Minibus O 319 perfectamente cumplían con las demandas de servicios de asistencia así como comerciantes de todos los sectores. Durante su vida industrial, que se extendió hasta 1968, la serie de modelos 319 -construidas en múltiples variantes- se convirtió en el líder de mercado en su categoría.

Ya en el mes de agosto de 1949, el director general Dr Wilhelm Haspel había escrito “Vehículo de carga pesada de una tonelada métrica con motor Diesel” en la agenda de una reunión de directorio. Identificó que el motor Diesel que utilizaban algunos modelos familiares podía expandirse a otros vehículos de finalidades distintas, como camiones con caja, ambulancias o vehículos de reparto de correo en zonas rurales.

 

Dirigidas por el Jefe de Desarrollo Dr Fritz Lallinger, las pruebas dinámicas con un vehículo de pruebas cargado con 1,5 toneladas métricas comenzaron el 9 de julio de 1951. Este prototipo todavía llevaba un chasis convencional sobre ejes rígidos, así como resortes helicoidales y amortiguadores telescópicos adelante y atrás. Sin embargo, entre 1951 y 1954, el vehículo terminó siendo diseñando “desde cero” por los ingenieros y las ingenieras de la marca. Diferente a lo que había planeado el Director General Haspel originalmente, el estreno del vehículo se pospuso del primer Salón del Automóvil de Frankfurt realizado en al posguerra, el del año 1951, a la misma feria pero para la edición 1955.

La producción de vehículos rentables es la prioridad siempre, por encima de cualquier especificación. Como resultado, los conjuntos de motores, transmisiones y direcciones fueron aprovechados de la línea de automóviles. La decisión de diseñar el vehículo como un camión COE (Cab Over Engine, cabina sobre el motor), para mejorar el espacio en el habitáculo fue tomada en una etapa temprana del desarrollo. En consecuencia, el furgón cerrado proveía una capacidad de carga de 8,6 metros cúbicos en un largo de apenas 4,80 metros.

Así como el ómnibus de motor trasero O 321 H, la serie 319 contaba con un subchasis en la parte delantera y la carrocería soldada a una estructura tipo escalera que la volvía autoportante. El motor, la transmisión, la dirección, el eje rígido delantero con hojas de elásticos múltiples colocadas en forma longitudinal, las barras de torsión y los amortiguadores telescópicos (inclinados hacia la parte posterior) estaban ensamblados en el subchasis, que iba unido de manera elástica con la base estructural de la carrocería en cuatro puntos. Un eje trasero tipo banjo que incorporaba elásticos y, una vez más, amortiguadores telescópicos inclinados, era lo ofrecido para el eje trasero, con ruedas dobles por lado. Resortes helicoidales apoyaban a los elásticos en caso de que se incrementara la carga. La distancia entre ejes se definió en 2,85 metros.

65 años atrás, la marca cubría cada uno de los segmentos de la industria del motor excepto las motocicletas. Fue el primer año en que la compañía generó más de un millón de marcos en ganancias. En Estados Unidos, se establecía Daimler-Benz con sus oficinas centrales en Nueva York. Se presentaba en el mercado el 190 SL (W121). El automovilismo atrajo mucha atención a la compañía: Juan Manuel Fangio se coronaba Campeón Mundial de Fórmula 1 con la “Flecha de Plata” W 196. El 300 SLR W 196 S ganó más que algunas carreras de renombre. Con pilotos como Stirling Moss, Peter Collins, Karl Kling o el mismo Fangio detrás del volante, el vehículo también se consagró Campeón Mundial de Autos Sport, aunque también tuvo que superar la tragedia de las 24 Horas de Le Mans. Por donde se lo mire, fue un año fuerte.

La presentación de los L 319 y O 319 en el Salón del Automóvil IAA de Frankfurt, realizado entre el 22 de septiembre y el 2 de octubre de 1955, introdujo a la compañía, conocida en la época como Daimler-Benz AG, en una nueva categoría comercial. Estos vehículos, diseñados y desarrollados por un equipo capitaneado por Hermann Ahrens y Eugen Stump, llegaban para clausurar dos importantes vacíos en la gama de productos: furgones y comerciales ligeros en la categoría de carga entre una y dos toneladas métricas y pequeños colectivos para hasta 18 pasajeros.

Hasta ese punto, había sido el año con el mayor crecimiento económico en la recientemente establecida República Federal Alemana. El PBI trepaba un 12.1 por ciento y, entre mayo de 1954 y mayo de 1955, el salario promedio del trabajador y la trabajadora de Alemania occidental crecía de 1.65 a 1.76 marcos por hora laboral, lo que era equivalente a un 6 por ciento más de dinero en el bolsillo de las asalariadas y los asalariados. El pueblo alemán podía volver a viajar, e Italia se volvió un destino muy popular para el turismo alemán y las novedosas 319.

A partir del año 1963, el camión con caja también estuvo disponible con una distancia entre ejes de 3,60 metros, que también sembró el campo para nuevas variantes con cabinas de pasajeros o una plataforma de carga de 4 metros de largo. En este punto, la capacidad de carga se incremento de 1,75 a 2 toneladas gracias a los frenos y resortes reforzados. También cambiaba la denominación de los modelos, ya que la variante con motor naftero pasaba a ser conocida como L 407 y el L 405 se convertía en la variante con motor Diesel. Las nuevas denominaciones correspondían con el peso y la potencia: el motor de la primer van de cuatro toneladas generaba 70 caballos mientras que la otra opción de motor llegaba a los 50 HP. Esta nomenclatura se volvió estándar para todos los vehículos comerciales de Mercedes-Benz en las décadas por venir.

En los primeros años después de la guerra, el motor Diesel no prevalecía aún en pequeños furgones. Esto cambió con el L/O 319. En el momento de su lanzamiento industrial, en agosto de 1956, estaba disponible exclusivamente con un eficiente motor Diesel como L/O 319 D. Los vehículos comerciales usaban un cuatro cilindros de 1,8 litros de cilindrada conocido como OM 636 y 43 HP utilizado ya por los automóviles 170 D y 180 D. Se declaraba un consumo para la van de 9,2 litros de gasoil cada 100 kilómetros y una velocidad máxima de 80 km/h. Desde el otoño europeo de 1961 fue reemplazado por el nuevo y conceptualmente más moderno motor de cuatro cilindros y dos litros OM 621 que generaba 50 HP, compartido con el 190 D. Fue el primer motor Diesel de esta cilindrada de producción masiva que incorporaba árbol de levas a la cabeza. En 1965 la potencia creció a 65 caballos.

Ya en febrero de 1957, entraron en producción versiones adicionales incorporando un motor de ciclo Otto de cuatro cilindros y árbol a la cabeza, el M 121 de 65 HP, que provenía del automóvil 180. Los datos de fábrica especificaban un consumo de 14,2 litros cada 100 km y una velocidad máxima de 95 km/h. Desde el otoño europeo de 1961 en adelante, la potencia del motor alcanzaba los 68 caballos, llegando a los 80 HP para 1965. Las variantes con motor naftero eran populares en necesidades de utilización donde el consumo o la autonomía no tuvieran tanta incidencia y las prestaciones hicieran la diferencia. Por caso, muchos departamentos de bomberos encargaron sus versiones de L 319.

Los L 319 y O 319 estaban disponibles para entregas con diferentes carrocerías, por lo cual, según uno de los folletos de ventas “hay un vehículo adecuado disponible para cada tarea de transporte de carga, para el comercio minorista y la industria”. En consecuencia, el pequeño vehículo comercial -inicialmente producido en Sindelfingen y luego en Dusseldorf, ya en 1956 estaba disponible como un furgón con puertas convencionales o corredizas, como camión con estructura y lona o como vehículo de reparto con laterales abiertos. El O 319 estaba disponible para viajeros con una capacidad de 18 asientos, como bus urbano con 17 asientos o como transporte de lujo con 10 ubicaciones para pasajeros. En términos de confort, el folleto describe al 0 319 como “equipado con placenteros asientos tapizados, una ventilación y calefacción ejemplares, enormes y curvadas ventanillas y un techo deslizante, su equipamiento se extiende desde las necesidades básicas a un confort de alto nivel”.

Luego de las astringentes líneas que se podían ver en los vehículos comerciales de la preguerra, los diseñadores de Daimler-Benz desarrollaron una nueva forma para los vehículos COE de la década de los años 50, con algunas similitudes vistas en la línea de autos de turismo. Los L y O 319, así como el minibus O 321 H presentado en 1954, se convirtieron en pioneros en el tema. Durante décadas, esta seña de identidad se convirtió en embajadora para la marca Mercedes-Benz, poniéndole una cara a situaciones cotidianas alrededor de todo el planeta.

Fotos: Prensa Daimler-Benz

2 Comentarios, RSS

  1. javisure @

    Siempre desde chico al verlo de frente se me hace la cara de un Pug. Recuerdo en los 90´s cuando iba a la escuela, ver una de las bañaderas (como se le conocen en Montevideo al transporte de escolares) un coche de estos pero sin los vidrios en el techo. Calculo que originalmente era furgón.

  2. ¿Es un 1114 carrozado? Tiene un aire que seguro heredó luego el 114. En el plano frontal bajo principalmente. El furgon es realmente atemporal, que linda líneas y seguro aún hoy debe ser muy práctico, el interior es diria un sueño aún hoy.
    Mercedes Benz, un constructor que aún hoy hace referencia a su historia.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*