Del latido de un camión

Alejandro Tasso
20191214_065137
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

IMG_6749

Seguimos en modo ASPO (Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio). Vamos pues con más historias y algunas fotos.

Cuando vine a este mundo, mi familia se movilizaba en un Bedford, que ya mostré cuando hablamos del Amargo Obrero. En esa foto, mis padres, una tía, un socio de mi viejo y mis hermanas posan junto al camión de marras en algún lugar de la Ruta 9. Recuerdo que hace tiempo en algún cajón encontré el manual y la factura de la agencia Julio Bacolla, donde lo habían comprado para trabajar a la par de un Volvo en la incipiente flota de la empresa familiar. Creo que en algún pase de archivos se perdieron, o se fueron con el escritorio (de esos de madera noble con persianita) en la diáspora familiar.

Del Bedford quedaron la foto, un engrasador Tecalemit y la caja de un conjunto armado Perfect Circle (que según mi viejo consumía con puntualidad británica cada 180.000 km). Quedó también en mi inconsciente el “vroom-vroom” característico de la bomba inyectora CAV y su regulador neumático.

20180623_165307

20200629_103620

Cuando don Victorio (ya pasado a los Mercedes-Benz) decidió en 1970 comprar un Chevrolet Super Sport 1968 usado (para no tener que dar muchas explicaciones a Impositiva) iniciamos con mi madre un ritual mensual: ir puntualmente a levantar los documentos que el dueño anterior nos había endosado. La agencia, J. Vázquez Iglesias, estaba en el Once (en la foto vemos como luce ahora), casualmente a la vuelta de cierta juguetería de la calle Misiones que exhibía en su vidriera los maravillosos Matchbox, donde este cronista podía elegir un modelo por vez para consumo personal

El “combo-tour pagaré” incluía la ingesta de una porción de muzzarella y una Coca en el Rubí de Av Pueyrredón y Av Rivadavia. Allí, entre bocado y bocado, daba inicio a una sutil operación sobre la conveniencia de tomar el 105 o el 5 para volver a casa. Dado que esas líneas tenían mayoría de Bedford en su parque móvil, deberíamos adherir a las teorías de Murray Schafer sobre la influencia de las escuchas en el útero en la conducta futura del niño en gestación… Lo que vino después con los Matchbox ha sido materia de bastante terapia, basta ver que algunos me siguen acompañando hasta el día de la fecha (por desgracia la Bedford CA del Evening News no fue elegida en su momento).

20200229_193159

20200229_193232

También es una lástima que ese formato de furgón con puertas corredizas no se haya difundido en estas costas. Si me apuran, mi memoria apenas registra la puerta corrediza del camión Grosspal y algún Mercedes 319. Ni las pocas Leyland Sherpa que llegaron al Puerto de Buenos Aires -junto con los Austin Allegro y Morris Ital- tenían puertas “normales”. Luego llegarían los Grumman de Bimbo, pero esos son otra historia.

De los Bedford que andan por el archivo particular tenemos el modelo 1957 de la estación de servicio Don Antonio, en Rivera (provincia de Buenos Aires), retratado en 2012 en oportunidad de una gira por el sudoeste bonaerense buscando las huellas del arquitecto Francisco Salamone. Me han contado que sigue igual, un poco deslucido por el paso de los años, pero no tanto como el TK frontal que encontramos en 2019 recorriendo Perú y bastante “out of context” en un país poblado de utilitarios asiáticos y pesados norteamericanos o escandinavos. Según la persona que lo cuida fue traído por los campesinos orientales que llegaron en la década de los años 60 a cultivar arroz en la región que bordea el río Marañón, en la zona de Jaén.

IMG_0063

20190130_094415

Con otros orientales al volante, solía verse a fines de los años 80 un par de ejemplares de Bedford TK de “Transporte Rogelio Aguinaga”, echando los bofes para salir cargados de la bodega del ferry en Dársena Sur.

De una bodega no, pero de la fecunda imaginación de una familia criolla es el “Dormobile XXL” y cervecería rodante que difícilmente llegue a ocupar una cochera en el Vauxhall Heritage. Sobre un chasis J6 vestido por Carrocerías Alcorta y modificado de manera casera se lo vio el invierno pasado por Plaza Mafalda y otras locaciones en la zona porteña de Colegiales, preparándose para reanudar su viaje, que hoy imaginamos interrumpido por los alcances de la pandemia.

Fotos: Alejandro Tasso

20190414_145648

20190414_150115

20190414_145705

20190414_145908

20190414_145550

20190414_145732

20190414_145634(0)

IMG_0067

IMG_0064

20190130_094421

20190130_094450

20190130_094436

20190130_094524

20190130_094545

escanear0010

11 Comentarios, RSS

  1. Gaucho Pobre @

    Un señor conocido me comentaba que con su padre viajaban todos los meses desde aquí, Bahía Blanca hasta Río Turbio, en un Bedford con acoplado, llevando mercaderías y trayendo carbonilla para los hornos de ladrillo. Mas de 2000 Km, casi todo de tierra, unas 42 horas de viaje neto, más paradas, más descansos, etc. La calefacción corría por cuenta de un buen Bram Metal a kerosene
    Acá en Bahía reparte materiales de construcción uno de éstos nafteros original, en muy buen estado, traído hace poco de un campo de la zona.

  2. javisure @

    En Uruguay aún hay mucha gente que los llama “Belfor”. Mi suegro supo ser propietario de un “Belfor” (así lo nombra él) para llevar su producción frutícola al Mercado Modelo, por allá a fines de los 60 o principios de los 70.

    Luego pasó a un camión más chico y naftero porque lo usaba poco al camión. El recambio fue un Chevrolet 51 con caja de madera. Pero siempre del Bedford destacó la fuerza que tenía para salir cargado y remontar repechos

  3. Diego Speratti @

    En Colonia tenemos un personaje callejero al que le ofrecés lápiz y papel y te dibuja camiones con la palabra Bedford escrita abajo. Obviamente lo conocemos como “El Loco Befor”.

  4. Güilbeis @

    Si algún día tenés ganas, contá y mostrá fotos de tu gira por la huella del Ingeniero Arquitecto F. Salamone. No es el objeto de este site pero es muy probable que encuentres algún otro interesado. El inicio del aislamiento me truncó algo parecido y combinación con un viaje a Madry vía Azul, Pringles, Saldungaray, Sierra de la Ventana , Villa Ventana, Tornquist, Bahía, Madryn y vuelta por Pringles, Laprida, Benito Juarez y Bs As. Espero poder retomarlo.

    • Alvaro @

      Notables las obras del Arq.Salamone !!!

  5. Juse del Castillo @

    Ya que estamos con el camión Bedford, ¿ alguien se acuerda de los camiones FK (Ford Koln, o Ford Colonia) que importó Ford de Alemania a fines de los 50 o principios de los 60 ? Si mal no recuerdo eran Diesel de dos tiempos, sonaban como un fórmula uno y duraban más o menos lo mismo. Recuerdo muy claramente una caravana que hicieron a Plaza de Mayo, creo, para tratar de lograr que la Ford les cambiara los motores, Agentina año verde, terminaron todos con motores Mercedes 1112.

    • Gaucho Pobre @

      Si Don José, parecidos a los Bedford. Un tío tenía uno en el campo, con un Ford V8, nunca conocí uno con la mecánica original. Aquí hasta hace un tiempo se veía un verdulero ambulante con uno de esos. Muy pocos por esta zona.
      Para Don Güilbeis, cuando ande por acá avise y compartimos un café con el buen amigo dueño de la Célica amarilla. El portal del cementerio de Laprida, en lo personal, de lo mejor de Salamone.
      La última, ayer cuando contaba sobre los viajes a Río Turbio en el Bedford, sin saberlo estaba muriendo el señor protagonista de esa historia. Casualidad? no lo sé. Un recuerdo para Alberto Gonzales, fierrero, poseedor de grandes conocimientos técnicos y con un toque de bohemia…..

      • Güilbeis @

        Con todo gusto Don Gaucho

  6. Alejandro Marino @

    Don Juse: Me parece que estamos mezclando los tantos:
    Los Ford Koln/FK o Ford alemanes tenian motor diesel 2T con bomba de barrido al estilo de los GMC Detroit, vinieron en 1956 junto con los primeros Taunus 12M ( los del globo terraqueo) y debido a su complejidad y falta de desarrollo ( y de soporte tècnico ) no resistieron el trato rudo de los transportistas criollos y terminaron en el mejor de los casos como camiones de sodero con motor Perkins o Mercedes.
    Los de la marcha al Congreso en Julio de 1958 fueron los damnificados por los problemas de los camiones Skoda 706, segùn recopila Josef Opatrný en Las relaciones entre Checoslovaquia y América Latina 1945-1989.
    Alli se acuñò la frase “El que tenga un Skoda que se… arregle” ( pero no decian “arregle” precisamente).

  7. Juse del Castillo @

    No recuerdo la marcha de los Skoda pero sí recuerdo la de los Ford Köln ya que el padre de un amigo tenía una concesionaria de la marca y el tema se comentó en el barrio. Hasta donde yo sé, a la Argentina no llegó el Taunus 12 M, sino el 15 M (el del mundito en la trompa) que vinieron en 1956/57. Mi padre tuvo uno modelo 56.

  8. Hector @

    El FK,fue un fracaso total, se quería con ese desarrollo competir con el Detroit, otro memorable dos tiempos de esa epoca fue el Commer TS3.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*