Opel y sus vehículos comerciales, más de 120 años de historia

staff
08_Opel_slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

08_Opel_32722

El desarrollo de vehículos comerciales ha sido una constante en la historia de Opel. Ya en 1899, el Opel Patentmotorwagen System Lutzmann, primer automóvil de la marca, disponía de la versión Geschaftswagen (“Coche de los Negocios”) que, además de ser el único vehículo cubierto de esta gama inicial, estaba especialmente pensado para responder a las necesidades de los profesionales.

Ofrecía un espacio de carga, situado detrás del conductor, con capacidad para 150 Kg. Unas prestaciones muy competitivas frente a los carros tirados por caballos, pese a que había que acercarse a la farmacia para comprar el combustible: aún habría que esperar seis años para que abriera la primera estación de servicio del mundo, en Estados Unidos. Su primer cliente fue una gran empresa vitivinícola de la región de Hesse, Alemania, que supo ver las posibilidades que ofrecía este nuevo medio de transporte.

Durante los primeros años del siglo XX, Opel siguió fabricando vehículos para usos profesionales. La mayoría de ellos eran automóviles o camionetas realizadas, de modo artesanal, a la medida de las especificaciones de sus clientes, con espacio para que su usuario pudiese anunciarse.

03_Opel_258516

Esta intuición inicial entraría en una nueva etapa con el lanzamiento, en 1925, de la versión furgoneta del Opel Laubfrosch (rana de árbol), el primer vehículo alemán fabricado en serie, considerado como “el vehículo para todos”.

Pronto, Opel empezó el desarrollo de productos comerciales pensando más allá de versiones derivadas de los vehículos familiares de la marca. Los primeros compases de los años 30 traerían el lanzamiento del Opel Dienstwagen (“Automóvil de Empresa”), en 1931 y la puesta en marcha del Proyecto Blitz, que daría lugar a una legendaria saga de camiones y furgones.

Considerado como uno de los primeros vehículos comerciales modernos, el Opel Dienstwagen era un furgón equipado con un motor de 23 CV y con capacidad para cargar 500 Kg. Una fórmula de éxito que lo convirtió en un elemento omnipresente en las ciudades y pueblos de Alemania, con 22.000 unidades vendidas y una cuota de mercado del 80%.

En cuanto al camión ligero Blitz conquistó una fama casi legendaria que duró hasta finales de los años 70. La demanda de este modelo, que se comercializaba en una gran variedad de distancias entre ejes, creció de un modo tan rápido que Opel tuvo que construir, en 1935, una nueva fábrica en Brandemburgo en sólo 7 meses, para destinarla en exclusiva a los vehículos industriales, concretamente, al camión de entre 2 y 2,5 toneladas. Se fabricaron un total de 130.000 unidades de este modelo, lo que convirtió a Opel en el mayor fabricante de camiones de Alemania en la década de los años 30.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el Blitz siguió siendo clave para Opel además de convertirse en una herramienta indispensable para la industria y los profesionales durante el “Milagro Económico Alemán”: sus ventas pasaron de 3.219 unidades en 1947 a 11.574 en 1949.

En 1952, se presentó el primer Opel Blitz diseñado en la Posguerra: una nueva versión de 1,9 toneladas, caracterizada por una línea más moderna y redondeada, inspirada en las pick-ups americanas de la época. En 1960, llegaría una nueva generación del modelo, con cabina avanzada y más espacio de carga. El Blitz de 1,9 toneladas siguió produciéndose hasta 1972, fecha en la que la fabricación de vehículos comerciales ligeros se trasladó de Rüsselsheim a las plantas de Bedford, en el Reino Unido, donde se produciría el Bedford Blitz hasta 1987. Este furgón se convertiría en un antecesor del Opel Vivaro-e al convertirse, en 1982, en el primer vehículo eléctrico construido sobre la plataforma de un automóvil con motor térmico.

11_Opel_24802Ad1953

Paralelamente, la marca desarrolló su oferta para empresas y autónomos basándose en versiones “Schnelllieferwagen” (furgoneta de entrega rápida) de modelos de gama media, como el Olympia o el Rekord, que aunaban diseño moderno y elegante, capacidad de carga, prestaciones y confort. Incluso se desarrollaron los modelos Caravan (Car and Van) de Opel, que anticiparon lo que serían las versiones combi de los vehículos comerciales.

A mediados de los años 80, Opel apostó por la polivalencia en su gama de vehículos comerciales con el lanzamiento de la que se puede considerar la primera generación del Opel Combo, el Opel Kadett Combo, que se fabricaría hasta 1993, fecha en la que se lanzó el Combo como modelo independiente, derivado del Corsa. Además de la versión puramente furgón, contaba con una oferta combi, pensada para familias o actividades de ocio, una vocación que iría más allá con el Opel Combo Tour, lanzado en 2001. En 2012, con el lanzamiento del Combo D, sus usuarios fueron los primeros en poder elegir dos longitudes diferentes en el segmento.

En furgones de mayor tamaño, Opel lanzó el Arena (versión de nuestra conocida Renault Traffic), de tracción delantera, en 1997, que sería sustituido por la primera generación del Vivaro en 2001. La primera versión del Movano llegaría en 1998. Lo demás es historia contemporánea.

Fotos: Prensa Opel

13_Opel_28047

 

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

oldsmobile_442_1972_images_2_b

Este número no representa el esquema táctico de Sabella para el partido con Irán,... Seguir Leyendo >>

27