El Hot Wheels más valioso del mundo

staff
VW Kombi Bruce Pascal
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

VW Kombi Bruce Pascal

Bruce Pascal tenía 7 años cuando los Hot Wheels aparecieron en las jugueterías en 1968. “Es difícil explicar la locura hoy en día, pero cuando aparecieron fue increíble. Todos mis amigos vivían ahorrando para comprarse todos los autitos posibles”, cuenta. Los Hot Wheels pronto se convirtieron en el juguete número uno de los varones y Pascal pasó su infancia corriendo y coleccionando los autos de metal fundido.

Cuando creció, Pascal puso a resguardo sus Hot Wheels en marquillas de cigarrillos en la casa de su madre, donde acumularon polvo a lo largo de cerca de 30 años. Su pasión por los autos clásicos continuó en su mayoría de edad, pero su colección de Hot Wheels se mantuvo alejada de su vista hasta que la redescubrió en 1999.

“Esa excitante sensación que tuve cuando era un niño se reavivó de manera instantánea”, relata Pascal. “Un amigo me ofreció pagarme 200 dólares por la caja de cigarrillos. Me negué y me quedé con ellas, pero fue su propuesta lo que me hizo comenzar a investigar la cotización de los Hot Wheels y continuar la colección ya de adulto”.

BrucePascale-HotWheelsBeachBomb-CloseUp1ed

Pascal comenzó a buscar los Hot Wheels por todos lados y de todas las formas. Llamó a otros coleccionistas, recortó anuncios en el diario y hasta utilizó una guía telefónica de empleados de Mattel en 1969 para ver si algún antiguo empleado tenía juguetes raros que podrían estar interesados en cambiar por algunos billetes. Empezó a coleccionar todo lo que pudo, incluyendo memorabilia de Hot Wheels como planos, dibujos originales, folletos de venta y prototipos hechos en madera.

Su colección de modelos de Hot Wheels crecía de a cientos, pero Bruce no estaba satisfecho aún. Tenía un ojo en el Volkswagen más valioso jamás producido, el prototipo del VW “Beach Bomb” pintado de rosa. Cuando Volkswagen y Hot Wheels comenzaron su colaboración para su primer modelo en común, tenía una carrocería angosta, y tablas de surf saliendo por la ventana posterior. No era capaz de mantenerse sobre sus cuatro ruedas cuando se lo quería hacer rodar, así que Hot Wheels rediseñó el modelo, trasladando el peso a los laterales y moviendo las tablas de surf hacia los costados del vehículo.

Estos modelos rediseñados vieron la producción y fueron vendidos con una hoja de adhesivos de flores para decorar el vehículo, personificando la era del “flower power”, Sin embargo, son los prototipos originales, con las tablas de surf saliendo por la luneta, los extremadamente raros, ya que sólo los empleados de Hot Wheels tuvieron acceso a ellos. Y los prototipos de la VW “Beach Bomb” pintados en rosa son los más raros de todos.

VW Kombi

“Llegué a escuchar sobre prototipos pintados en púrpura, verde, rojo, azul claro y dorado. Incluso me comentaron de un modelo sin pintar”, continúa Pascal. “Pero el rosa es ultra difícil de encontrar. La mayoría de los modelos de Hot Wheels estaban destinados a varones jóvenes, que la marca asumía no tendrían interés en jugar con un autito rosa. Crearon esos pocos Beach Bomb rosas pensando en una posible clientela femenina”.

Hay sólo dos prototipos conocidos del Volkswagen “Beach Bomb” en rosa. Cuando Pascal se enteró de que estos eran los Hot Wheels más buscados del mundo, comenzó su búsqueda. Rastreó a los propietarios, les hizo sus ofertas y eventualmente compró ambos modelos de “Beach Bomb”. Desde entonces le ha vendido uno de ellos a un coleccionista y amigo, pero el que estaba en mejores condiciones es el que se quedó con él.

Hoy en día, Bruce tiene más de 4.000 modelos de Hot Wheels y alrededor de 3.000 ítems de memorabilia, pero la VW es su más venerada posesión. “No les contaré cuánto pagué por ella, pero se estima que cuesta unos 150.000 dólares hoy en día”. Eso es mucho más de los que pude costar un auto de lujo y más de 50 veces lo que cuesta un ejemplar de la “Beach Bomb” de las que finalmente se vendieron al público.

BrucePascale-HotWheelsBeachBomb-Lookingatcar

Para prevenir el daño de la luz solar, la Kombi rosa permanece en una caja de plexiglass oscura. Pascal exhibe el modelo en su museo personal ubicado en el estado de Maryland, en EE.UU., donde ofrece visitas privadas a otros entusiastas de Hot Wheels. También ha prestado el modelos a otros museos de autos y eventos para su exhibición. “Quiero que otras personas experimenten el Beach Bomb. Gocé tanto aprender sobre autos clásicos y Hot Wheels y espero poder contagiar algo de eso en otros individuos. Es un tesoro encontrar uno de estos modelos tan raros”.

Son muchos los fabricantes de autos que tienen sus modelos hechos por Hot Wheels, pero por lejos los Volkswagen, particularmente la Kombi y el Escarabajo, están entre los más populares entre los coleccionistas de todas las edades. Como se pregunta Pascal: “¿qué otro automóvil y que otro juguete simbolizan mejor la década de los años 70 que la Kombi y los Hot Wheels?”.

Fotos: Prensa VW

BrucePascale-HotWheelsBeachBomb-HomeOffice1

1 Comentario, RSS

  1. Adolfo @

    Se merece el “Premio Nobel” de Hot Wheels.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*