A la carta: la oficina de correos móvil Mercedes-Benz O 10000

18/Ago/2023

Un buzón con una tapa de metal pulido brillante, mostradores para que la clientela pudiera comprar sellos o enviar paquetes, y también la opción de enviar telegramas: todo allí nos cuenta que este colectivo Mercedes-Benz O 10000 estuvo en servicio con el Correo de Austria hasta la década de los años 70. Originalmente construido en 1938 como un autobús de larga distancia, posteriormente fue reciclado como oficina móvil de correos, con numerosas soluciones individuales que permitían ofrecer la gama completa de prestaciones del proveedor estatal de servicios postales y de comunicaciones de Austria, todo en un solo lugar.

El O 10000 fue el ómnibus de mayor tamaño construido por Mercedes-Benz en la década de los años 30. Su chasis se estrenó en la Exposición Internacional de Automóviles y Motocicletas de Berlín (IAMA) del 15 de febrero al 1º de marzo de 1936. Mercedes-Benz suministró por lo general carrocerías de acero, aunque también algunas propuestas en materiales ligeros, como autobuses urbanos o de larga distancia, construidas en las plantas de Gaggenau y Sindelfingen.En Alemania y Austria, los autobuses, que podían alcanzar velocidades de hasta 65 km/h y tenían alrededor de 14 metros de largo, también fueron utilizados por el servicio postal para el transporte regular de larga distancia, el llamado “correo móvil”. Después de la Segunda Guerra Mundial, el Correo de Austria convirtió este colectivo por primera vez. El O 10000 operó entonces como transporte de paquetes en la ruta entre Viena y Salzburgo. Una nueva conversión, probablemente en la década de los años 60, finalmente dio lugar a la oficina de correos móvil. Abrió sus mostradores una y otra vez en diferentes lugares hasta finales de la década de los años 70. De esta forma, este transporte pesado de preguerra siguió utilizándose de forma muy sostenible y para tres funciones diferentes durante cuatro décadas.

El O 10000 fue adecuado para su uso posterior como transporte de encomiendas y luego como oficina de correos sobre ruedas debido a sus generosas dimensiones. En su configuración original de transporte colectivo ofrecía espacio para hasta 60 pasajeros. Su sala de máquinas, oculta detrás del largo capot, la habita un motor diésel de seis cilindros OM 57, que genera 150 HP a partir de una cilindrada de 11.197 cc.

La librea del O 10000 en amarillo y negro hace referencia a la historia postal europea: estos son los colores imperiales. A fines del siglo XV, Maximiliano I, miembro de la dinastía de los Habsburgo, los otorgó a la Casa Thurn und Taxis como su emblema. La familia noble Thurn und Taxis se haría cargo del servicio postal en el Imperio. En 1615, fueron nombrados Directores Generales de Correos Imperiales. Hasta el día de hoy, los vehículos postales en varios países europeos están pintados en tonos amarillos.¿Una llamada rápida a casa para hablar sobre su visita a la ópera o la presentación de este año de “Jedermann” en Salzburgo? Hoy, simplemente lo haces desde tu “Smart Phone”. En cambio, hace 50 años, la telefonía móvil en la vida cotidiana todavía era una visión del futuro. Ahí era donde resultaba útil un servicio de oficina de correos móvil: ofrecía tres “cabinas telefónicas”. Las cabinas estaban ubicadas en el lado izquierdo del autobús, detrás de puertas de aspecto sólido integradas al ras de la carrocería. En cada uno de los compartimentos, bastante prosaicos, había un teléfono negro con disco giratorio sobre una pequeña mesa atornillada a la pared. Los cables de conexión de los teléfonos se escondían dentro de la pared. Particularmente relevante para lugares con necesidades de conexión internacional en ese momento resultaba la cabina con el número 3: según la inscripción en el panel de vidrio esmerilado, se podían hacer desde allí llamadas de larga distancia.

Llama la atención en el colectivo las posiciones diferentes de las ventanas de las cabinas telefónicas y de las ventanas de los mostradores de correos, mucho más bajas. Esta configuración hacía que estas últimas fueran más convenientes para los clientes de la oficina de correos, que presumiblemente se paraban sobre una plataforma. Esto era posible gracias a un truco en el diseño de interiores: los empleados de mostrador que aceptaban cartas, telegramas y paquetes no se sentaban en muebles de oficina convencionales. En cambio, los asientos deslizantes están unidos al piso del interior y hay huecos para las piernas de los empleados frente a ellos. El desafío de proporcionar un lugar de escritura para los clientes también se resolvió de manera inteligente: una solapa de escritorio en una pared lateral se puede plegar hacia afuera para este propósito. La iluminación integrada con tres lámparas pequeñas era particularmente útil en ciertos momentos del día.Cualquier misiva que ingresaba se clasificaba de inmediato. Un estante en el interior con los compartimentos correspondientes nos lo recuerda. Los sacos postales podían eventualmente cambiar de transporte en camino al destino final del envío. Se sujetaban a un poste con abrazaderas y se llenaban de cartas y documentos. Los implementos de uso del colectivo como cadenas para circular en la nieve, herramientas y matafuegos también se ordenaban de acuerdo con reglas claras.

El personal a bordo disponía de una conservadora y un lavabo, entre otras cosas. La oficina de correos no tenía aire acondicionado. Sin embargo, en verano una brisa de aire corría a través de una puerta con mosquitero en la parte trasera. Esto también fungía como barrera contra el acceso no autorizado a la oficina de correos.

Este impresionante vehículo con su enorme radiador y sus tres ejes se utilizó, por ejemplo, en eventos culturales como el Festival de Salzburgo. Con su delicada pintura y su reluciente escudo de armas, se volvía propiamente una estrella en aquellos eventos, aunque también se recuerda su uso como oficina de correos improvisada en algunos lugares bastante más mundanos. Hoy, el O 10000 puede ser visitado en la sala de la Colección 2 del Museo Mercedes-Benz, en Stuttgart, Alemania.

Fotos: Prensa Mercedes-BenzVadeRetro recomienda las siguientes notas relacionadas:

Carabelas de la nada

Un bondi Mercedes con boleto a Stuttgart

125 años del primer colectivo Mercedes-Benz

¡SOS! La ambulancia Mercedes-Benz 320 de 1937

Un Mercedes-Benz 300 como laboratorio rodante

1 Comentario

  1. Impresionan los bulones que sostienen cada módulo del radiador, son bestiales, y no quisiera imaginarme el tremendo momento que soporta el voladizo frontal con semejante motor colgado delante del eje, tremendo aparato. Interesante la coinfiguración interna para aprovechar los espacios

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

¿Te gusta VadeRetro?

Invitame un café en cafecito.app

Invitame un café en PayPal

SE DICE DE MI…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense