Todo tiempo pasado fue anterior: manual de colección

HGO
IMG_6389
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

IMG_6383

Una de las cosas que me gusta coleccionar son manuales: los de modelos y los genéricos de automóviles y mecánica. El primer manual que tuve fue el de Rugby 1926 y no fue un manual original si no fotocopias. En aquella época se hacían fotocopias, no había scanner ni nada; eran malísimas, salían todas negras, horribles. Eso era más o menos por 1974.

A los manuales suelo leerlos para conocer las particularidades de cada auto y, además, para aprender. Hay algunos manuales que son verdaderos cursos de mecánica, donde se aprende bastante: cómo se arreglaban en su época los autos, reglajes, medidas, ese tipo de cosas que cambian levemente en cada marca y que es interesante saberlas. Son muy útiles.

De los manuales generales, de los años entre 1910 y 1930 más o menos, los mejores son los del “Dr Pedretti”: muy, muy buenos. Hay de muchos años diferentes, donde van apareciendo los pequeños perfeccionamientos, porque los autos son casi lo mismo desde ésta época hasta ahora, los órganos son casi siembre los mismos, cambia la geometría de cada cosa, se mejora allí, pero todos tienen motor, diferencial, cardan, ruedas, ejes, frenos, todo casi igual, cambia la forma para hacerlos más eficientes. Y un manual que me ha sido de muchísima utilidad siempre es el Arias Paz, en sus múltiples versiones, porque hay muchos de distintos años.

Entre manuales de marca y manuales en general debo tener por lo menos 250, y mis favoritos son los manuales generales, que son mucho más completos, tienen mucha más información. Creo que el límite para coleccionarlos será lo que dure mi vida. Para los manuales siempre va a haber un poco de lugar. Ninguno me quita el sueño, pero llegan solos, la “ley del embudo” los trae a mis manos…

IMG_6387

Otro rol inesperado de los manuales es que se convierten en “llamadores”. Así llamo a los manuales que no son de ningún auto que tengo pero que han resultado como señuelos y el auto respectivo ha venido atrás del manual. El “llamador” más reciente fue el de un Chandler. Yo tenía el manual y apareció el auto hace poquito. Eso ha sucedido con casi todos los autos. Lo más normal es que yo tenga el “llamador” y después venga el auto; fue lo que sucedió con un Pontiac, por ejemplo, o con un par de Dodge Brothers, los Chevrolet, los Ford T, por supuesto.

El manual más detallado que tengo es el del Bentley Mk VI. Es un manual súper-archi-completo, con varios tomos además. Venía el manual de guantera que es gordo, más gordo que cualquier otro, y después están los manuales de taller que son un montón y son completísimos. Otro de ese estilo, es un manual norteamericano, que también es muy completo, muy lindo, con muy lindos dibujos.

Otro que siempre me quedó grabado es el del Rugby 1926, bah, las fotocopias… No es tan amplio, pero es un curso de mecánica completo, es para que el chofer conozca todo, todo, sobre el auto. Realmente es increíble lo que necesitaba saber un chofer en esa época para poder manejar el auto, hasta como rectificar, como fundir los metales, todo.

Los manuales de Mercedes-Benz también son muy completos y muy detallados, pero como los que tuve se fueron, los vendí con manuales, casi no tengo de éstos. Tengo una fotocopia de manual de taller del Mercedes 300 Adenauer. Antes de conseguir el original había conseguido un juego de fotocopias, pero esos manuales los tienen los dueños actuales de los autos.

IMG_6396

Y si se trata de leer contenidos disparatados en ellos, recuerdo los que especifican las señales que había que hacer para entrar a un pueblo, por ejemplo, en los primeros años del siglo XX. Había que poner gente adelante haciendo señas de que estaba por entrar un auto y evitar de espantar a los caballos, todo eso. ¡Y después los consejos para usar cocaína para andar mejor, para no dormirse!

Las fuentes de obtención de manuales son las típicas: ferias de antigüedades como Parque Rivadavia o Tristán Narvaja, búsquedas en Mercado Libre, Ebay y alguna librería, aunque rara vez aparecen allí, es la fuente más rara. Pero lo más normal es por internet en cualquier lugar del mundo. También he rescatado alguno en visitas a exposiciones como Autoclásica, o este año en Retromobile, y ahora estoy empezando a explorar “marketplace”.

De París, justamente, traje un manual de un auto que nunca pude tener, uno que quise comprarme pero yo era muy chico, tendría 16 o 17 años, y estaba afuera de mis posibilidades totalmente. Era un Cottin & Desgouttes, y ahora en Retromobile me encontré con un manual de la marca y no pude resistirme. Ese auto lo llegué a ver en Buenos Aires.

Hubo otro auto que tampoco pude tener por mi edad. En esa época ni siquiera tenía lugar donde guardarlo. Era un Jordan de 1928 que vivía en la calle Corrientes, en Martínez, en la casa de su primer dueño, que había muerto. Estaban el Jordan y un motor de repuesto, que el dueño había comprado en Warnes. Como la fábrica había cerrado, se había comprado un motor para tenerlo de repuesto. El auto estaba completamente original, todo, la pintura, todo súper original, tenía radio de la época. Muy lindo era ese auto, una lástima que yo era muy chico, tenía 18 años, no podía comprarme eso, hubiera sido una pena para el auto que lo hubiera comprado yo. Se debe haber ido de la Argentina porque no le he visto en ninguna expo, nunca más vi otro Jordan en Argentina. ¡Pero al menos el manual está dentro de mi colección!

Fotos: HGO

————————————————————————————————————————————————————-

Invitamos a los lectores de vadeRetro a presentarnos sus vehículos históricos o sus colecciones. Pueden enviarnos las fotos e información por mail a info@vaderetro.com.ar o por wsp al 0054 (911) 6727 0507.

image00020

image00015

image00035

image00036

image00043

image00025

image00040

image00044

image00051

image00048

image00046

image00074

image00086

image00091

image00064

image00061

image00095

image00107

image00099

image00092

image00105

image00088

image00181

image00135

image00111

image00123

image00134

image00163

image00142

image00131

image00144

image00137

image00112

image00147

image00151

image00148

image00165

image00186

image00189

3 Comentarios, RSS

  1. Alvaro @

    Realmente notable la colección de catálogos y manuales !!!…esperemos que siga teniendo suerte con los “llamadores” y se le haga con el Bentley…

  2. Alejandro Marino @

    Felicitaciones !!! Me recuerda las cartas al “Correo Parabrisas” sobre manuales que derivaban a Christian Von Zehmen…..
    ¿Que habrà sido de ese acervo documental?

  3. Juse del Castillo @

    ¿ Y que habrá sido de Von Zehmen Katz, y su Wanderer ?

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*