Un Di Tella para Nicolino

Diego Speratti
Siam para Nicolino slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Siam para Nicolino

De su origen proletario en Mendoza a recalar en Buenos Aires, para al año de su debut profesional hacer del Luna Park su casa. Los sábados a la noche eran una fiesta si peleaba Nicolino Locche, un boxeador distinto, con su talento indómito, ese arte de defenderse que fue resistido en un principio y luego consiguió transformarlo en su festejado sello.

El 12 de diciembre de 1968 en Tokio, tuvo la noche más rutilante de su carrera, o la mañana para todos los que lo seguían por la radio en Argentina. El hasta entonces temible púgil japonés-americano Paul Takeshi Fuji, sólo le pudo meter una mano en 9 rounds, y en el 10º round, ya ciego por los golpes de Nicolino, no se le animó al cadalso. Locche era campeón mundial superligero.

“El Intocable”, fanático de los Torino, una semana después llegaba a Ezeiza, donde lo esperaba una multitud deseosa de agasajar al campeón. Según reza el reverso de la imagen del AGN, este Siam Di Tella, fue utilizado para trasladar al campeón mundial desde Ezeiza al Luna Park. La trompa del taxi recordaba en algo a la cara de Takeshi después de la paliza…

Foto: Archivo General de la Nación

2 Comentarios, RSS

  1. Daniel Fernández @

    Grato recuerdo. Fue una época de oro para el boxea argentino, en la que hubo varios campeones del mundo. Esa peleo con Paul Fují, fue descomunal. No volví a ver otro púgil con esos reflejos. Gracias Diego.

  2. Alejandro Marino @

    Atentos al detalle: Por el adversario nipòn, le mandaron un Di Tella con los espejos en el guardabarros bien a la usanza japonesa !

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*