Un paseo en grúa para el Mercedes de Jellinek

staff
Ausbringung der Mercedes-Simplex 60 PS Reiselimousine von Emil Jellinek aus dem Mercedes-Benz Museum, August 2020. Nach mehrstündiger Vorbereitung geht es an den eigentlichen Hub. Dabei schwebt das Fahrzeug, von Minikran und Stapler getragen, vorsichtig von seinem Standplatz auf den Museumsboden. 

Transporting the Mercedes Simplex 60 hp touring saloon originally owned by Emil Jellinek from the Mercedes-Benz Museum, August 2020. After several hours of preparation, it was actually time to lift the car. The car, carried jointly by the mini-crane and forklift truck, glided serenely from its exhibition position to the museum floor.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Casi en silencio, el enorme armazón del sistema de grúa montacarga del Museo Mercedes-Benz, ubicado en el atrio de 42 metros de altura, baja su valiosa carga del nivel superior a la planta baja, siete pisos más abajo. El espectáculo es maravilloso de presenciar y se percibe en perfecta armonía con la limousine Mercedes Simplex 60 HP de un color rojo profundo (y profundamente brillante) que data de 1904. El fascinante proceso completo demanda unos cinco minutos. Pero se trataba sólo del momento cúlmine de una obra maestra de ingeniería y logística que necesitó de muchas horas de planeación y concreción, un trabajo conjunto de los expertos del museo y la compañía de logísticas especiales Scholpp que se completó a mediados del pasado mes de agosto.

El Mercedes Simplex 60 HP es el auto original más antiguo de los que han abandonado el museo por un período extenso, entre los 160 automóviles de exhibición permanente. El modelo tope de gama producido por la antigua Daimler-Motoren-Gesellschaft (DMG) fue en su momento el objeto de deseo en círculos de las clases más altas. El propietario de esta berlina de lujo en particular era nada menos que Emil Jellinek, el empresario austríaco inventor de la marca Mercedes. Hasta el final de este año, este magnífico automóvil será la estrella de un evento exclusivo en el Mercedes-Benz Classic Centre en Fellbach, en los alrededores de Stuttgart, que se centrará en la historia del Mercedes-Benz Clase S, cuya nueva generación acaba de ser presentada. Antes del evento, los expertos de Mercedes-Benz Classic aprovecharán para examinar el auto meticulosamente.

Al Mercedes Simplex 60 HP se lo encuentra normalmente en su espacio asignado en el Museo Mercedes-Benz, dentro de la sala que lleva por título “Leyendas 2: Mercedes, el nacimiento de una marca”. En aquella ubicación, la berlina es presentada como una joya sin precio sobre una superficie negra brillante facetada e inclinada, donde llama la atención de los visitantes. Preparar el viaje hacia su nueva ubicación temporal era un desafío logístico. Esto se debía a que este lujoso vehículo de alrededor de 2.2 toneladas debía ser elevado desde sus cuatro ruedas, que servían de soporte para evitar que cualquier cincha se apoye sobre la carrocería. “Esta fue la primera vez que utilizamos una mini grúa móvil de Scholpp para maniobrar el auto”, cuenta Benedikt Weiler, curador del Museo Mercedes-Benz, explicando el procedimiento. La compacta herramienta de elevación está montada sobre orugas de goma y puede levantar hasta ocho toneladas.

El día en que este automóvil fue trasladado, el equipo especial para elevación fue primero llevado al nivel del sector “Leyendas 2” del museo, utilizando la grúa montacarga instalada de forma permanente en el museo. Los ganchos para los doce cables de acero son visibles sobre el techo del atrio del museo. A partir de la orientación deseada, cuatro de los cables fueron bajados para ser amarrados a la estructura. Este armazón fue desplazado desde el depósito hacia allí montado sobre colchones de aire y alfombras de goma para evitar daños sobre el piso. El sistema de montacargas fue planeado originalmente y construido especialmente para el museo y puede levantar 40 toneladas. La estructura que sirve de cuna mide 15 metros de largo, 4 de ancho y pesa alrededor de 20 toneladas. Esto deja la posibilidad a cargar objetos de hasta 20 toneladas, suficiente tonelaje incluso para los omnibus y camiones más grandes que se pueden encontrar en el museo.

“El sistema de grúa es el corazón de nuestras actividades logísticas con los vehículos. Cuando abrió el museo, solíamos mover todos los vehículos, incluyendo a esta enorme limousine, dentro del museo. Y desde entonces ha sido utilizada regularmente dos docenas de veces al año”, explica Benedikt Weiler. Las actividades con el montacarga siempre tienen lugar los lunes, el día en que el museo mantiene sus puertas cerradas. “Esto nos da una franja de tiempo de uso desde las 6 pm del domingo hasta las 7 am de la mañana del martes”, continúa el curador del museo. El Mercedes Simplex 60 HP también le tocó abandonar el museo un día lunes.

Una vez que la mini grúa móvil y el resto de elementos llegaron al museo y fueron trasladados al nivel “Leyendas 2”, comenzó la parte complicada: siguiendo una cuidada secuencia coreográfica, un dispositivo especial de elevación, consistente en una estructura de tubos paralelos de acero, fue colocado en su lugar debajo de las ruedas traseras del Mercedes Simplex 60 HP, mientras la parte delantera era elevada por un montacargas móvil a través de robustas correas textiles unidas al eje del automóvil. Mientras la grúa elevaba la carga cuidadosamente, el montacargas levantaba sus horquillas en incrementos periódicos. Centímetro a centímetro, la berlina fue elevada fuera de su base y flotaba libre en el espacio antes de ser movida unos cinco metros hacia el costado y depositada suavemente sobre el piso del museo. Los preparativos en el depósito, en el piso y alrededor del automóvil llevaron alrededor de ocho horas. El proceso de elevación y descenso del automóvil se completó en apenas 10 minutos. “Como un reloj, tal como lo planeamos”, comentó con una sonrisa dibujada en la cara Benedikt Weiler.

Después de eso, sólo era cuestión de elevar la presión de inflado de las ruedas, y entonces el equipo traslado rodando al valioso clásico hasta la estructura de la grúa montacargas, suspendida sobre cuatro puntos, que estaba estacionada al nivel del parapeto de “Leyendas 2”. Los especialistas de la empresa Scholpp vestían guantes blancos, como parte del cuidadoso manejo de esta pieza única. Los asuntos relacionados con la conservación tuvieron total prioridad cada vez que el vehículo debía ser movido.

Luego siguió el viaje de 5 minutos bajando hasta el atrio. Un camión cerrado esperaba en el frente del museo para llevar al automóvil hasta el Classic Centre en Fellbach, distante sólo siete kilómetros. A comienzos de 2021, los especialistas en logística de Scholpp, junto con el curador Benedikt Weiler, volverán a entrar en acción nuevamente para transportar a esta limusina, adquirida por Mercedes-Benz en el año 1952 a la familia Jellinek, de la manera ya probada, de regreso a su ubicación natural en el museo.

Fotos: Prensa Daimler-Benz

vadeRetro recomienda otro post relacionado:

Mercedes, la mujer y la marca

8 Comentarios, RSS

  1. Gaucho Pobre @

    Curiosas las duales.

  2. Güilbeis @

    Una maravilla ese museo.
    ¿Qué serán los cilindros que cuelgan de los gemelos de los elásticos traseros?
    Mucho guante blanco pero ni un p… barbijo

    • Beppe Viola @

      parecen ser una especie de amortiguador ya que esta entre el ojo del elastico y el soporte.
      el barbijo sirve si se esta en un lugar publico o si no se puede mantener la distancia de seguridad… se puede ver que entre Otto y Fritz hay mas de un metro

      • Gaucho Pobre @

        Hola Don Güilbeis, he visto amortiguadores similares a esos marca Westinghouse, con funcionamiento hidráulico y neumático combinado colocados en un Winton en el eje trasero, y también en un Minerva en el eje delantero.
        ¿Algo similar a los batidores de inercia de los 2 CV?

  3. Güilbeis @

    Vamos Beppe, no joda. Se ve bien que Wienfried está a menos de 1,80 de Wolfgang, lo mismo que Dieter de Wilhelm en la foto donde acomodan los guardabarros. Lugar cerrado, más de 15 minutos, a menos de 1,80, sin barbijo y gente que no convive. Bue quizás lxs dos primer@s vivan juntes.

    • Beppe Viola @

      Por mis pagos la distancia de seguridad es 1 mt… pero ya se sabe que los Italianos son familieros, besadores y toquetones y la distancia es algo que se puede interpretar “a piacere”
      Por el otro lado, tiene Ud razòn, aunque me parece que no son Wienfried ni Wolfgang sino Amir y Mohammed, german@s adoptive@s ….

  4. Foto 8; rayos de madera, radiador, faros ….todo pintado posiblemente negro como el coche.
    Es evidente que al mayor fabricante de taxis del mundo, y horrorosas (las actuales) ferreterias supercampeonas de formula 1, el rigor historico no es una premisa para su museo.
    ¿Como es posible que lo que nos enseñen es la manera de subirlo, bajarlo, sacarlo y yo que se mas…?
    ¿Quien sera el que determino que el coche de Jelinek debia ser “bomberizado”?…..
    Va mi anecdota…hace unos años, despues de visitar el museo Alfa en Arese, fui a ver a un Sr. especialista en Alfas 2.300, y le pregunte esperando alguna razon “reveladora” …”fulano, ¿ porque en el museo Alfa el aluminio de muchos motores de aluminio estan pintados de color aluminio? ” su respuesta inmediata fue
    ” perque son uno cretino”.

  5. Pierre @

    alto bondi…el 1114 que pasaba cuando era pibe; no sabía que era de Olga.¿ Tendran libros de historia en ese museo?, scheibe. Muy lindo el centro de acopio de ingenieros subocupados, aca nos pasa lo mismo con los arquitectos, pero no hay plata. Deben ser las prácticas previas para ir a Peeble Beach, con esa pizza brishosa, seguro ganan. Pobre auto. Los amortiguadores(accesorios) que iban en los gemelos los tengo vistos en autos italianos y americanos hasta entrados los veinte. Quiero que el bichito se vaya y vuelvan waldorf y statler.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*